Madame Tran Le Xuan…el poder absoluto es absolutamente maravilloso

 

Madame Ngo Dinh Nhu, encabeza la lista de las villanas de la historia. No tuvo oficio conocido ni contribuyó a mejorar la humanidad, pero si destacó en el ejercicio del poder absoluto. Sus argucias palaciegas podrían servir para muchas tramas de cine o literatura. Desde la curiosa mirada de Hipatia, en esta ocasión, les traemos una biografía de una mujer que nada correspondería con las princesas de Disney…Madame Nhu

Su nombre de soltera era Tran Le Xuan (Hermosa Primavera). Nació en Hanoi en 1924 y era hija de un acaudalado empresario y de una princesa. Creció rodeada de sirvientes entre caprichos, despotismo y clases de francés y ballet.

Con 18 años se caso con Ngo Dinh Nhu, hermano, consejero político y jefe de la policía secreta de Ngo Dinh Diem, el primer presidente de Vietnam del Sur (1955-1963). Diem era una especie de sacerdote católico frustrado, profundo defensor de las virtudes tradicionales del trabajo, de la familia, del culto a los antepasados y de la disciplina. Era el candidato que se ajustaba al patrón buscado por los Estados Unidos: católico, nacionalista, no estaba “manchado” por el colonialismo y era susceptible a las ideas de la CIA, que había aprendido del Coronel de la USAF Edward Landsdale.

Tras su boda se convirtió en Madame Nhu, y en primera dama oficiosa de Vietnam del Sur, debido a la soltería de su cuñado. Budista de educación, se convirtió a la religión de su marido, un catolicismo furibundo hasta el punto de prohibir por decreto el divorcio, el aborto y la contracepción. Como el twist le parecía una “actividad insana” también lo declaró fuera de la ley.

Quienes frecuentaban al inicio del mandato la mansión presidencial de Saigón caían rendidos a sus encantos. Cautivó a sus huéspedes occidentales, en especial a los estadounidenses, que la denominaron la “Juana de Arco asiática”. Posteriormente, la acumulación de poder, sus múltiples manejos y su desprecio por los derechos humanos le valieron el apodo de la “Lucrecia Borgia oriental”. También fue conocida como “Lady Dragón”.Madame_Nhu_img

Vietnam se desgarraba cada vez más entre el Norte, comunista, y el Sur, apoyado por Estados Unidos. Su marido maniobraba en la sombra, entre clanes, familias mafiosas, traficantes de opio y grupos religiosos, una amalgama que constituía el poder real del país. Para hacer frente a los comunistas, Madame Nhu creó un cuerpo paramilitar femenino, el Movimiento de Solidaridad de las Mujeres, con unos pocos miles de efectivos y desvió grandes sumas de dinero para la milicia, que solo destacó por sus vistosos desfiles en honor de su capitana.

Se ganó con honores el rechazo del pueblo vietnamita, la comunidad internacional y hasta de sus propios padres, que procedieron a desheredarla y a renegar de ella como hija.

Tras el golpe, el gobierno militar de Vietnam bajo el General Duong Van Minh, confiscó todas las propiedades de Madame Nhu y su familia en Saigon y no se le permitió regresar a Vietnam del Sur. En 1964 intentó conseguir un visado para volver a entrar a Vietnam del sur, pero le fue denegado.

Sobrenombres no le faltaron: también era conocida como Lady Dragón, un injusto cliché, con ecos de película de serie B, que personifica todas las maldades posibles en una mujer oriental. Porque Madame Nhu parece un personaje sacado de la literatura o el cine: la estética que proyectaba en sus días de gloria está en la línea de las heroínas del director taiwanés Wong Kar Wai; sus argucias palaciegas darían para muchas tramas.

Tran Le Xuan, que murió en el exilio en Roma a los 87 años, creció rodeada de sirvientes entre caprichos, despotismo y clases de francés y ballet. A los 18 años se casó con Ngo Dinh Nhu, de una poderosa familia mandarín. Budista de educación, se convirtió entonces a la religión de su marido, un catolicismo furibundo hasta el punto de prohibir por decreto el divorcio, el aborto y la contracepción. Como el twist le parecía una “actividad insana” también lo declaró fuera de la ley.

Lady Dragón no pudo volver a recoger su amplio guardarropa ni sus collares de perlas. Sus hijos recibieron autorización para dejar el país y se reunieron con ella en París, empezaban así cuatro décadas de exilio, primero en la Costa Azul y luego en Roma, y un paulatino olvido de las cámaras y los titulares, a los que un día el poder y la gloria de esta mujer cegó como a las polillas la luz.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Tran_Le_Xuan

http://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/tran-le-xuan-madame-nhu/

http://elpais.com/diario/2011/05/08/necrologicas/1304805601_850215.html

http://ensenadaderiazor.blogspot.com.es/2011/08/tran-le-xuan-madame-nhu.html

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: